ARCHIVOS
Estrenos: Los Testigos
Por H. M.
Publicado en Revista Ercilla, 23 de junio de 1971.

Director, Charles Elsesser. Intérprete: Nelson Villagra, Mireya Kulcsewski, Elena Moreno, Susana Cendoya, Jaime Vandell, Marcelo Gaete, Mario Montilles y Mario Rebolledo. Chilena. Mayores de 14.

Es un film acerca de los loteadores brujos. Al comienzo se expresa que el drama que vivieron personajes como los que cuenta la cinta no se repetirá. La Ley Hamilton estableció pena de cárcel contra esos individuos, cuyas víctimas eran seres humildes que no estaban en condiciones de disponer de un abogando que revisase los títulos de los sitios que les vendían. Ningún organismo exigía, además, que se les cumpliese con la urbanización.

Elsesser, continuando con el neorrealismo que Miguel Littin entregase con buen resultado en El Chacal de Nahueltoro, ambienta la cinta en Peñalolén, y desde un comienzo se ve a los pobladores arrastrando carritos con pesados toneles hasta el pilón de agua. Todos son víctimas de un inescrupuloso loteador, el que sólo aparece para cobrarles las cuotas. Algunos (muy pocos) propician encarar al loteador y suspender los pagos mientras no entregue los títulos. Los más son escépticos, conscientes de su desamparo. El más rebelde no encuentra apoyo y es asesinado por el loteador. Muchos fueron testigos del crimen, pero cuando llega el momento de entregar su testimonio a la policía, se acobardan. Unos porque tienen cuentas con la policía, otros porque no quieren meterse en líos y los más porque temen perder el sitio. Es una cobardía solidaria.

19710623_ercilla_lostestigos_FOTO_baja.jpg

Esto es cuando se propuso realizar Elsesser. Lo consiguió en gran medida. Hay tipos no bien delineados. Y eso afecta cuando se trata del protagonista, de Domingo (Villagra). Se deja entrever que es lanza (intenta vender un reloj cuyo origen no puede explicar) y teme que Carabineros le pregunte en qué trabaja. Pero todo esto en forma vaga. De ahí que el espectador piense que sólo se halla ante un cobarde.

El nudo mismo de la acción a ratos se torna excesivamente lento. El pasaje de los carabineros, cuando arrestan a Gaete, se arrastra demasiado, como si diese la impresión de que el director busca prolongar el film.

Mireya Kulcsewski encarna bien su dolorido personaje. Susana Cendoya, aunque algo estática, es una buena adquisición para el cine chileno. Nelson Villagra sortea un papel difícil, porque le faltó al argumentista y al director remarcarlo. Mario Rebolledo deja en esta cinta su último recuerdo. Encarna a un borrachito y el único que está dispuesto a servir de testigo siempre que en ese momento no esté “con la caña mala”. Resulta el personaje más simpático del film.

Dentro de la producción media del cine chileno, Los testigos se destaca con méritos especiales. Elsesser debe proseguir llevando al cine nuestra propia realidad.

Articulo publicado originalmente en
Revista Ercilla, 23 de junio de 1971.
Película relacionada
77 min.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.