ARCHIVOS
"Largo Viaje": Nuevo paso en la tarea del cine chileno
Por Marcel Garcés G.
Publicado en El Siglo, Santiago, 8 de agosto de 1967.

DEFINITIVAMENTE el cine hecho en Chile-que no quiere decir necesariamente cine nacional en cuanto  a su contenido temático-, está entrando en una etapa de consignación artística.

Algunos de los ejemplos que ya han trascendido al público espectador, como “Morir un poco” y “ Regreso al silencio”, han demostrado la existencia de personal técnico y de actores capacitados para el trabajo cinematográfico. Al mismo tiempo han demostrado la existencia de directores y dineros como para pensar seriamente en el desarrollo de la actividad fílmica, ya que es difícil hablar de nacimiento o renacimiento de esta actividad.

LARGO VIAJE”, es un nuevo hecho que alegra a los que están por el cine de factura nacional. No significa esto que la película de Patricio Kaulen, sea un cine excepcional. Repite defectos de otros iniciadores, pero ha sido llevado con dignidad.

Lo bueno: que es un nuevo peldaño en la escalera por hacer cine en este país. Que ha mostrado actores y técnicos capaces y algunos de bastante calidad.

MUCHAS HISTORIA

SIN EMBARGO, no podermos dejar de mencionar algunos aspectos, que nos parecieron demás en esta producción, o por lo menos no correctos. La historia del niño que al llevar las alitas para que un hermanito muerto se vaya al cielo, pasa por la ciudad mostrando diversos hechos, personajes y situaciones, bastaba solo para hacer una película. Esa sola trama-que es la más importante- era suficiente para los fines que perseguía Kaulen.

Pero llevados por el interés de tratar de “explicar” demasiado a cada uno de los personajes secundarios que aparecen. Kaulen trata de hacerles una pequeña radiografía a cada uno. Así nos enteramos del amante del personaje interpretado por Eliana Vidal; de los sentimientos íntimos de la peluquera personificada por María E. Duvaher; de los problemas de la prostituta y de su matón; etc. Asuntos que no tienen nada que ver con el desarrollo de la trama central, y que por el contrario desvian la atención del espectador.

¿RADIOGRAFÍA?

PATRICIO KAULEN y su historia: aquí lo importante para el director fue buscar en todos los aspectos sociales por los cuáles atraviesa al niño (Enrique Kaulen), un factor emocional de carácter primario, melodramático. La misma técnica del contraste violento de “Morir un Poco”. El niño, bueno totalmente, inocente. Los otros, incluso otros niños, con sentimientos malignos, ladronzuelos, pelusas.

Adscrito- en esta película, por lo menos-al tema costumbrista. Kaulen no fue capaz de mostrar de la sociedad chilena otros hechos más interantes, que la pandilla de muchachos mapochinos, ladrones, prostitutas y la “trotona”callejera. Bueno, a lo mejor habría que decir “ por lo menos” fue capaz…

El velorio del “Angelito” fue una buena idea de Kaulen, pero fue alargado innecesariamente.

ACTORES CAPACES

LOS ERRORES conceptuales del director no fueron obstáculo para que se destacara la actuación de los protagonistas. María Castigiloni, a nuestro entender fue lo más destacado. Supo dare dramatismo a su papel. Lo mismo se puede decir de Rubén Ubeira, de Marto Lorca, de Héctor Duvauchelle, Emilio Gaete y Eliana Vidal, la pareja aburrida de la clase alta también logran una buena actuación.

Articulo publicado originalmente en
El Siglo, Santiago, 8 de agosto de 1967.
Película relacionada
88 min.
Persona relacionada
8 de abril de 1921
Santiago, Chile
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.