ARCHIVOS
Las 12 respuestas de Naum Kramarenco
Por Omar RamĂ­rez
Publicado en Revista Ecran, Santiago, NÂș1898, 20 de junio de 1967.

ecran3_1898_20061967.jpgNAUM KRAMARENCO, activo realizador chileno, concurre ahora a responder frente a nuestro gran tema sobre las posibilidades de desarrollo de la cinematografía chilena.

Kramarenco se incorporó hace 23 años a las actividades fílmicas nacionales, cuando tenia 21 años de edad. Sus primeras experiencias las adquirió trabajando como ayudante de dirección de distintos realizadores extranjeros en la época de oro de los Estudios Chile Films. En 1945 realizó su primer corto metraje documental, "Patrón y obrero". Desde entonces su labor registra mas de 30 corto metrajes, diversos noticiarios y largo metrajes: "Tres miradas a la calle" (1957), "Deja que los perros ladren" (1961) y "Regreso al silencio" (1967). Además, durante 9 años se desempeñó como corresponsal de la NBC en América latina.

Dotado de gran experiencia profesional, Kramarenco responde con franqueza y objetividad a nuestro cuestionario:

P.: —RENACE EL CINE CHILENO

R.: —No.

P.: —¿HASTA DONDE ESTO ES MERA ESPECULACIÓN DE UN  ENTUSIASMO GENERAL?

R.: —En 1961 se estrenaron CINCO películas. Todas tuvieron éxito de critica y de público. Y se especuló en igual forma acerca del RENACIMIENTO. Se anunciaron diez o veinte películas. No se realizó ni una sola de las programadas.

P.: —¿COMO DEFINE USTED, ENTONCES. EL ESTADO ACTUAL DEL CINE CHILENO?

R.: —Hemos vuelto a entrar a un periodo palpitante. Un corazón que late no representa buena ni mala salud, ni permite hacer augurios de corta o larga vida, pero late: quiere decir que HOY HAY VIDA.

P.: —¿QUE POSIBILIDADES INDUSTRIALES Y COMERCIALES EXISTEN REALMENTE PARA HACER POSIBLE UN RENACER DEL CINE CHILENO?

R : —La dictación de los artículos 202 y 252 de la Ley 16.617, puesta en vigencia el 1.° de febrero de este año, abre, por primera vez en nuestra historia, la posibilidad de que si una película chilena tiene calidad y logra conseguir salas de estreno y el público le da el respaldo de su concurrencia, dicha película puede cubrir su costo en el país. Lo que significa haber avanzado cincuenta años de golpe y porrazo. Pero para que todo esto se haga realidad, el cine chileno tiene que entrar a competir con el cine que nos llega desde las grandes naciones productoras; es decir, la producción chilena TIENE que avanzar también cincuenta años desde el punto en que se encuentra. Si esto se logra, hasta se pueden esperar BUENAS UTILIDADES para una industria cinematográfica nacional.

ecran4_1898_20061967.jpg

P.: —¿QUÉ DICE SU EXPERIENCIA AL RESPECTO?

R.: —Pienso que el cine, síntesis de todas las artes y crisol de muchísimas técnicas muy perfeccionadas, no da lugar a la improvisación. Indudablemente, hay una sedienta necesidad de sangre nueva en nuestro cine. Pero los realizadores nuevos necesitan un caldo de cultivo que no existe en Chile, por el momento.

P.: —AHORA BIEN. PARTIENDO DE LA BASE DE QUE EXISTE UN CINE CHILENO (SEA COMO SEA). ¿QUE CAMINOS DEBE SEGUIR ESTE CINE: EXPLOTAR LOS GÉNEROS VULGARES LLAMADOS COMERCIALES, O CULTIVAR LO QUE SE DENOMINA UN CINE DE TESIS O DE  EXPRESIÓN?

R.: —Todo el cine que existe es solamente de expresión. La diferencia está en lo que el realizador cree que debe expresar, en la misión que se propone cumplir: informar, denunciar, despertar conciencia acerca de una problemática política, social o privada,  halagar  los sentimientos más bajos del espectador o simplemente entretener. Todas las formas de cine son válidas, aún las más innobles, como expresión del realizador. Afirmar lo contrario es prevaricar. Por otra parte, las películas se pueden llamar comerciales o no, solamente después del examen de taquilla. Y hemos visto a lo largo de la historia de la cinematografía, que a veces un clásico del cine ha dado tanto dinero como una de "cowboy" o una comedia sensualoide. El término "comercial", por lo tanto, nunca puede ser un ingrediente de la fórmula de producción, sino un resultado ciento por ciento imprevisible. Esto es lo único concreto en un país que antes que buscar un camino para su cine, TIENE QUE TENER CINE.

P.: —SABEMOS QUE YA SE ESTA FACILITANDO EL TRAMITE DE DEVOLUCIÓN DE LAS INVERSIONES DEL PRODUCTOR. ¿BASTA  CON ESTA GARANTÍA ECONÓMICA PARA MANTENER UN RÉGIMEN DE PRODUCCIÓN CONSTANTE EN  CHILE?

R.: —¿Por qué me hace esta pregunta? Ustedes, los periodistas chilenos, estiman que se debe hacer un cine de expresión (lo que ustedes llaman "expresión”) que sólo puede ser bueno si se filma sin pensar en la taquilla. Así lo hacen ver en todos sus artículos y críticas. Mientras ustedes y los empíricos del cine, que en Chile más que decuplican a la cantidad de los realizadores, sueñan con un cine nacional de ese tipo, ¿para qué se preocupan de este problema?

P.: —ACERCA DE LA MISMA MATERIA, ¿CREE NECESARIO LEGISLAR O ADOPTAR DISPOSICIONES QUE FACILITEN LA INTERNACIÓN DE PELÍCULA VIRGEN, ELEMENTOS TÉCNICOS. Y TODO CUANTO ES INDISPENSABLE PARA EL DESARROLLO DE LA PRO-DUCCIÓN?

R.: —Estoy seguro de que la Ley 16.617 es la clave definitiva de la solución del problema. Por otra parte, sólo se necesita entendimiento y buena voluntad de parte de las autoridades. He estado en contacto permanente con Ricardo Moreno, secretario de la Comisión de Fomento del Cine Nacional. Lo he visto luchar en todos los frentes, conjuntamente con Patricio Kaulen, para abrir las puertas a la producción de cine. Todas las iniciativas y posibilidades están en manos de ellos, conjuntamente con la responsabilidad de hacerlo bien. Hay que esperar y tener fe.

P.: —SE HABLA TAMBIÉN DE COPRODUCCIONES CHILENAS CON OTROS PAÍSES. ¿CREE QUE ESTE SIS-TEMA APOYARÍA UN VERDADERO DESARROLLO DEL CINE NACIONAL O SERA SIMPLEMENTE UNA POLÍTICA DE INVERSIONES ESPORÁDICAS DE BASE ESTRICTAMENTE COMERCIAL?

R.: —Lo comercial no es deleznable en el mundo en que vivimos. Según nuestra moral, más feo que ganar dinero es la envidia de los que rodean al que lo gana. Desde ese punto de vista, las cosas están inmanentemente preestablecidas y no puedo opinar sobre esa parte de las coproducciones. Eso sí que como aporte a la solución integral del problema de buscar una expresión nacional a través de un cine híbrido, lo hallo nefasto.

P.: —CIRCULA MUCHO EL CONCEPTO DE CINE JOVEN, ¿QUE ES ESO PARA USTED? (HABLAMOS DE CINE JOVEN, TANTO POR LO QUE HACE LA GENTE JOVEN COMO POR UN TIPO DE CINE NUEVO.i

R.: —La pintura, la escultura, la música, todas las artes, tienen miles de años. El cine tiene poco más de setenta años. Entre un pintor de hoy y el que pintó los muros en las cuevas de Altamira, hay miles de años de diferencia. Podemos hablar de pintura prehistórica, antigua, moderna, joven. Pero entre un realizador de 25 años y uno de 40, con relación a la edad del cine, ¿qué diferencia hay? EL CINE es joven. Todos los que estamos vivos somos sus iniciadores. Todos buscamos conjuntamente su camino hacia la madurez, hacia su propia verdad. Vimos recientemente en el Festival de Viña del Mar que el tan cacareado cine nuevo consiste en los mismos balbuceos de siempre, farfullados en confuso lenguaje cinematográfico por imberbes nuevos. Por otra parte, los caminos del cine los están dibujando en Europa casi exclusivamente realizadores tan maduros como Fellini, Antonioni y Visconti. Mientras más maduro sea un realizador de este arte tan joven, más vivencias y más verdad puede aportar a él. La realidad resultante certifica la única verdad: El cine es joven en sí, y lo hacen los que son capaces. Punto.

P.: —¿QUE VALOR ATRIBUYE A FILMAR CON VISTA A UN FESTIVAL INTERNACIONAL? ¿NO PODRÍA SER, POR EJEMPLO, QUE ESTO DE MAYOR RENOMBRE A CHILE, PERO QUE. EN EL FONDO. NO CONTRIBUYA A LA CREACIÓN PERMANENTE DE UN CINE NACIONAL?

R.: —La lucha de toda mi vida ha sido en pro de un cine nacional. Por otra parte, las películas no se hacen "para festival"; después de hechas se ve si salieron o no, para ese fin. Yo he hablado de estrenar mis próximas películas en el extranjero. Pero solamente para buscar un criterio más amplio de parte de la crítica, porque en Chile la estimo incompetente, intrusa, descomedida, desmedida y, en muchos casos, derrotista y mal intencionada con lo nacional. Y si tengo que salir al extranjero a buscar conceptos con que respaldar mi película ante el público, lo haré. Destruiré el axioma de qué si es chileno es malo, aunque tenga que irme al otro lado de las trincheras a dispararles a los francotiradores.

P.: —DE USTED MISMO, SUS PLANES, ¿CUALES SON SUS PROYECTOS FUTUROS. DESPUÉS DEL BUEN ÉXITO COLECTIVO DE "REGRESO AL SILENCIO"?

R.: —Siempre que estreno una película tengo un solo plan, y una sola meta en mi vida: LA PRÓXIMA PELÍCULA. MI única inhibición profesional, por otra parte, consiste en no atreverme nunca a anunciar mis planes por la prensa. ECRAN es para mi una revista amiga, con gente amiga. En el momento de empezar a producir mi cuarto largo metraje, ustedes serán los primeros en saberlo. Por ahora, gracias a ustedes por darme la oportuniad de decir algunas cosas que, si sirven para aclarar algunos conceptos, espero que sean útiles a todos los colegas de mi gremio y, por lo tanto, al cine nacional.

ecran5_1898_20061967.jpg

Articulo publicado originalmente en
Revista Ecran, Santiago, NÂș1898, 20 de junio de 1967.
Película relacionada
100 min.
Persona relacionada
19 de marzo de 1923
ValparaĂ­so, Chile
Archivos relacionados
foto
Revista Ercilla, Santiago, 8 de febrero de 1967.
foto
Revista Ecran, Santiago, NÂș1879, 7 de febrero de 1967.
foto
La Segunda, 10 de marzo de 1967.
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
foto
Revista Ecran, nÂș 1868, 22 de noviembre de 1966.
foto
Revista Ecran, nÂș 1906, 15 de agosto de 1967.