ARCHIVOS
III Festival de Cine Aficionado
Por Robert Lorris
Publicado en Revista Ecran, Santiago, Nº1774, 26 de enero de 1965.

SUPERIORIDAD ARGENTINA

MUESTRA CHILENA DEFICIENTE

ENTRE el 10 y el 17 de enero se ha desarrollado en Viña del Mar el tercer festival internacional de cine aficionado. La primera reflexión que se hace el cronista invitado a esta manifestación es de agradable sorpresa ante el respetable número de espectadores presentes en las diferentes funciones, y esto en un país que no posee, prácticamente, industria cinematográfica profesional. Estar solamente en el tercer festival y contar con un público extremadamente variado, tal vez más apasionado que lúcido, pero siempre atento e interesado, es un elemento positivo y muy estimulante para Aldo Francia, director del festival, y para los que le aportan su colaboración.

Para un critico acostumbrado a ver films profesionales realizados (bien o mal) con recursos, a menudo enormes, siempre confortables, es fundamentalmente necesario abstraerse de lo que ha visto en este dominio y evitar toda clase de comparaciones (especialmente en lo que concierne al 8mm), que no tendrían ninguna significación ante la diferencia de los medios empleados y de las finalidades perseguidas.

Debemos decir que este festival fue bastante "aficionado" y tuvo una calidad media muy mediocre, aun en este plano. De los 40 envíos de 14 países, evidentemente que "Un Largo Silencio", el documental argentino que obtuvo el Gran Premio, no deja lugar a dudas en cuanto que el Jurado hizo plena Justicia. La elección no era difícil.

UN PREMIO INEXPLICABLE

Entre los numerosos films presentados, dos clasificaciones fueron hechas: una por el jurado, la segunda por público. Confieso mi perplejidad y mi desilusión ante la reacción del público. Coronar PAN AMARGO, del chileno René Quintana. en 16mm., es hacer prueba de un nacionalismo demasiado entusiasta y mostrar poca objetividad, desconociendo los méritos infinitamente superiores de otras cintas. PAN AMARGO, agradablemente fotografiado, pero tratando el tema archi-archibanal del vagabundo hambriento que sueña que se le ofrece una cena de rico, es un film que no presenta ningún interés verdadero: el tema no aporta nada de nuevo, la realización es mediocre y la interpretación, "amateur".

Relativo a eso me permito un paréntesis. Cuando se dispone nada más que de actores amigos o parientes, como ocurre generalmente en el cine aficionado, para suprimir la inevitable torpeza, tal vez simpática pero rápidamente cansadora, me parece preferible acomodar la dificultad, fotografiando ya sea las manos ("El visitante ama la música"), o bien evitando hacer actuar a la persona, filmando actitudes más simples, que son a menudo las más expresivas. La inmovilidad enseña tanto como el movimiento ("La tierra quema").

Ante la calidad de otras producciones en 16mm., es impensable que el público haya podido dejarse seducir por PAN AMARGO ¿Cuál es la finalidad perseguida por la "claque" que eligió a "Pan Amargo"? ¿Envalentonar a un cineasta local? En este caso la mejor manera de hacerlo era no ilusionarlo sobre su propio valor.

SUPERIORIDAD ARGENTINA Y FRANCESA

En cambio me siento mucho más cómodo ante la clasificación del Jurado. Es obvio que la película argentina UN LARGO SILENCIO merecía recibir el Gran Premio. El film de Elíseo Subiela, por su óptica lúcida, sin concesiones, crea en el espectador una emoción y un malestar ante lo trágico presentado, que constituyen el mejor homenaje que pueda rendirse. Filmado en un centro neuro-psiquiátrlco, UN LARGO SILENCIO nos introduce brutalmente en el mundo angustioso de seres al margen de la sociedad. He aquí una producción que merecería alcanzar, justamente, un nivel profesional frente al resto de la muestra "aficionada". Tanto Subiela como Gerchunoff, autor del guión, tienen 20 años.

En la categoría documental de 16mm., el premio fue otorgado al film checo BARRERAS DE VIDRIO, que nos descubre el mundo de las vitrinas de tiendas. Personalmente pienso que este tema interesante podría haber sido tratado en forma mucho más original. Otros dos documentales, LA TIERRA QUEMA (argentino), sobrecogedora visión de la desolación del nordeste brasileño, y HELIOTECNICA (francés) excelente iniciación en el arte del vidrio a fuego, parecían netamente superiores a la producción checa. LA TIERRA QUEMA recibió el premio a la mejor foto en blanco y negro; HELIOTECNICA no fue siquiera mencionada.

En general, con Argentina, fue Francia quién presentó los mejores envíos. Films como AGAGA CONGA, sátira surrealista del mundo moderno y de sus fetiches, y EL VISITANTE AMA LA MÚSICA, fantasía en 8mm. en la cual los objetos animados se unen para impedir un robo, son innegablemente dignos de interés y muestran una psicología cinematográfica madura.

Italia obtuvo el premio al mejor film argumental en 16mm con NO HAY MAS ESPERANZA, humor negro al estilo de "Los Monstruos", que habría adquirido más vigor con menos insistencia sobre ciertos detalles (pienso sobre todo en el personaje de la mujer y en el gesto superfabricado de su mano en la penúltima imagen).

Desgraciadamente no pude ver el film que obtuvo la calificación suprema en 8mm.: POR QUE (Argentina... otra vez), pero entre los que me fue dado presenciar, aprecié particularmente —fuera de EL VISITANTE AMA LA MÚSICA— LA CALLE DE LOS FANTASMAS (Alemania) y ESPEJOS DE LA CIUDAD (Portugal), que ofrece una visión virtuosística de una ciudad reflejada en el agua.

Lamento no haberme sentido especialmente impresionado por la producción checa, varias veces distinguida por el Jurado. A mi modo de ver, es un cine convencional y simplista que progresa lentamente.

ecran3_1774_26011965.jpg

LA DEFICIENCIA CHILENA

De los cinco films vistos, dos. REPORTAJES y EL TREN CENTENARIO, no justificaban en absoluto haber sido incluidos en un Festival. ATARDECER PARA DOS de A. Real es más interesante, pero ¿por qué esa mala imitación de "Monsieur Hulot" que hace el personaje central? La pipa no basta para crear talento. Patricio Guzmán presentó VIVA LA LIBERTAD, ingenioso montaje de dibujos, pero cuya lentitud engendra inevitablemente el tedio: ¡VIVA LA BREVEDAD!

En resumen, festival interesante cuyos puntos positivos me parecen la participación importante del público y la gran calidad del film argentino UN LARGO SILENCIO. Los negativos: la excesiva característica "aficionada" de la muestra: lo mediocre del nivel medio. Lo nuevo: la inclusión del critico argentino Agustín Mahieu en el Jurado. Mahieu ha anunciado que trabajará en una coproducción chileno-argentina cuyo guión sería escrito por el chileno Raúl Ruiz.

Lo que enseñó: que para un próximo festival es necesario separar por completo las categorías 8mm. y 16mm., ya que la diferencia del formato es enorme y la técnica más perfeccionada del 16mm. influye negativamente en cualquier Juicio que pueda tenerse sobre el 8mm.

 

El 20 de agosto de 1962 se reunieron en la Quinta Roja de Viña del Mar todos los poseedores de cámaras de pequeño formato. Esta fecha constituye el punto de partida del actual cine club de Viña del Mar, que pertenece en la actualidad a los “Photographic Society of America”, que agrupa a todos los cineastas y fotógrafos aficionados de América. El cine club forma parte también de la “Unión de Cineastas Hulfistas Mundiales” con sede social en París, quien reúne a todos los aficionados del 8mm del mundo entero. Por otra parte el cine club dispone de una revista “Cine Foro”, y una sala de 400 butacas, en construcción. Actual presidente es el abogado Guillermo Aguayo.


Articulo publicado originalmente en
Revista Ecran, Santiago, Nº1774, 26 de enero de 1965.
Película relacionada
18 min.
Persona relacionada
30 de agosto de 1923
Valparaíso, Chile
11 de agosto de 1941
Santiago, Chile
Buscador Archivos
Por término, año o publicación
Archivos más leídos
foto
El Ferrocarril, Santiago, Miércoles 20 de febrero de 1895, p. 2.
foto
El Ferrocarril, Miércoles 26 de agosto de 1896, p. 2.
foto
La Patria, Iquique, 21 de mayo de 1897, p.3.
foto
El Nacional, Iquique, 30 de mayo de 1897, p.3.
Archivos recién ingresados
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Nación, 2 de octubre de 1992.
foto
Diario La Época, 22 de julio de 1990.